¿Qué es el aceite de sésamo? Usos y dónde comprarlo

aceite sésamo

El aceite de sésamo, conocido por su sabor característico y sus múltiples beneficios, se ha convertido en un elemento esencial en muchas cocinas alrededor del mundo. Este aceite, extraído de las semillas de sésamo, no solo aporta un toque único a los platillos, sino que también ofrece propiedades saludables que han sido valoradas durante siglos. A medida que más personas descubren sus usos versátiles, desde la cocina hasta el cuidado personal, la demanda por este aceite ha crecido considerablemente. Te contaremos todo lo que necesitas saber sobre el aceite de sésamo: sus usos culinarios, sus beneficios para la salud y, lo más importante, dónde puedes encontrarlo y comprarlo. Acompáñanos en este recorrido para que descubras cómo incorporar este valioso ingrediente en tu vida diaria y aprovechar al máximo sus propiedades.

¿Qué es el aceite de sésamo?

El aceite de sésamo, extraído de las pequeñas pero potentes semillas de sésamo, ha escalado posiciones hasta convertirse en un ingrediente indispensable tanto en la gastronomía mundial como en la industria de la cosmética. Originario de la India y África, este aceite es apreciado no solo por su aroma distintivo y su capacidad para enriquecer los sabores, sino también por sus propiedades hidratantes y nutritivas para la piel y el cabello.

banner tienda en post

En la cocina, el aceite de sésamo se utiliza para dar un toque final a platos tanto calientes como fríos, agregando un sabor único y profundamente aromático que no puede ser replicado por otros aceites vegetales. Su resistencia a la oxidación lo hace ideal para aderezos y marinados, manteniendo un sabor fresco y duradero.

En el ámbito de la cosmética, este aceite ha ganado popularidad por su rica concentración de vitaminas y minerales, que lo convierten en un aliado fundamental para el cuidado de la piel. Su capacidad para proteger y rejuvenecer la piel, junto con sus propiedades antioxidantes, lo posiciona como un ingrediente esencial en numerosos productos de belleza, desde cremas hidratantes hasta serums rejuvenecedores.

El aceite de sésamo no solo mejora los platillos y productos de belleza en los que se utiliza, sino que también ofrece beneficios significativos para la salud, gracias a su contenido de ácidos grasos esenciales y compuestos antioxidantes. Estas características lo hacen indispensable en una dieta equilibrada y en una rutina de cuidado de la piel consciente y natural.

¿Dónde podemos comprar aceite de sésamo?

Puedes comprar aceite de sésamo de dos maneras distintas: en nuestra tienda de Barcelona o en nuestra tienda online, donde vendemos productos de asia.

En este listado puedes encontrar algunas de las variedades de aceite de sésamo que puedas comprar, aunque podrás encontrar más en la tienda online:

© Diseño web imacreste

Origen e historia del aceite de sésamo

planta sésamo
Detalle de vainas (rellenas de semillas de sésamo) de la planta del sésamo (ajonjolí)

El origen geográfico del sésamo se sitúa en África y la India, regiones donde se cultivan estas semillas desde tiempos inmemoriales. Este cultivo milenario ha sido fundamental en las civilizaciones antiguas tanto por sus usos alimenticios como medicinales, siendo uno de los primeros condimentos y aceites extraídos por el hombre.

La historia documentada del aceite de sésamo se remonta a más de 3000 años en Mesopotamia y el valle del Indo, donde era altamente valorado por sus propiedades culinarias y conservantes. Los antiguos egipcios lo utilizaban como ingrediente en el proceso de momificación, lo que evidencia su importante papel en rituales religiosos y prácticas funerarias.

En culturas asiáticas, como la china y la japonesa, el aceite de sésamo ha sido un elemento esencial en la cocina desde hace siglos. No solo se empleaba como condimento o para la cocción de alimentos, sino también en ceremonias y como ofrenda en templos. En estas regiones, el aceite de sésamo era sinónimo de purificación y protección.

  ¿Qué es el ginseng? Propiedades y beneficios

Durante las expansiones comerciales de la Edad Media, el aceite de sésamo encontró su camino hacia Europa y el Medio Oriente, donde fue adoptado rápidamente por sus propiedades nutritivas y su capacidad para mejorar los sabores de los platos locales. En el Medio Oriente, particularmente, se convirtió en un componente esencial en la elaboración de tahini y halva, platos que aún hoy en día son emblemáticos en la gastronomía de la región.

Con la globalización y el intercambio cultural contemporáneo, el aceite de sésamo se ha integrado completamente en cocinas de todo el mundo, siendo apreciado no solo en alimentos, sino también en productos de belleza y salud por su rico perfil nutricional y beneficios para el cuidado de la piel y el cabello.

Proceso de producción del aceite de sésamo

semillas de sésamo
Tener semillas de sésamo es el primer paso para producir aceite de sésamo

El proceso de producción del aceite de sésamo comienza con la selección de semillas de calidad, que son limpiadas y secadas para prepararlas para la extracción. La extracción del aceite se puede realizar mediante varios métodos, pero los más comunes son el prensado en frío y la extracción por solventes.

El prensado en frío es un método tradicional que conserva al máximo las propiedades nutricionales y organolépticas de las semillas. En este proceso, las semillas de sésamo se prensan a baja temperatura para extraer el aceite, evitando así la degradación de sus antioxidantes, vitaminas y ácidos grasos esenciales. El aceite obtenido no pasa por procesos de refinado, conservando su color natural y sabor distintivo.

En contraste, la extracción por solventes, aunque más eficiente en términos de cantidad de aceite extraído, puede involucrar altas temperaturas y químicos como el hexano. Este método suele resultar en un aceite más claro y con menos sabor, que generalmente requiere procesos adicionales de refinado para eliminar impurezas y solventes residuales.

Entre los tipos de aceite de sésamo, encontramos diferencias significativas entre el aceite prensado en frío y el aceite de sésamo tostado. Mientras que el aceite prensado en frío se caracteriza por su ligereza y sabor suave, ideal para condimentar ensaladas y platos fríos sin cocinar, el aceite de sésamo tostado se obtiene de semillas previamente tostadas, lo que le confiere un color más oscuro y un sabor mucho más intenso y robusto. Este último es ampliamente utilizado en la cocina asiática, especialmente en platos que se benefician de un sabor más pronunciado y distintivo del sésamo.

Además, el aceite de sésamo tostado ofrece un punto de humo más alto que el aceite prensado en frío, haciéndolo más adecuado para métodos de cocción a alta temperatura, como freír y saltear. Sin embargo, es importante destacar que el prensado en frío preserva mejor los antioxidantes y otros compuestos beneficiosos para la salud presentes en el aceite de sésamo.

Propiedades químicas y nutricionales del aceite de sésamo

El aceite de sésamo es apreciado no solo por su sabor único y su capacidad para realzar los perfiles gastronómicos, sino también por su rica composición química que lo convierte en un superalimento en términos nutricionales. Este aceite se compone principalmente de ácidos grasos, incluyendo un alto porcentaje de ácidos grasos insaturados como el linoleico (omega-6) y oleico (omega-9), que son conocidos por sus efectos beneficiosos sobre la salud cardiovascular.

En términos de vitaminas, el aceite de sésamo es una excelente fuente de vitamina E, un potente antioxidante que ayuda a proteger la piel y las células del cuerpo contra el daño de los radicales libres. Aunque no es rico en una amplia variedad de vitaminas, la que contiene desempeña un papel crucial en la prevención del envejecimiento prematuro y el fortalecimiento del sistema inmunológico.

Entre los minerales, aunque en pequeñas cantidades, el aceite de sésamo puede contener trazas de compuestos minerales como el fósforo, magnesio y calcio, que son importantes para la salud ósea y el buen funcionamiento de diversos procesos metabólicos en el cuerpo.

A continuación, te presentamos una tabla detallada de la composición nutricional del aceite de sésamo por cada 100 gramos, destacando su contenido energético y de macronutrientes:

  ¿Qué es la tapioca?: propiedades, beneficios y dónde comprarla
Nutriente Cantidad
Calorías 884
Grasas totales 100 g
Ácidos grasos saturados 14 g
Colesterol 0 mg
Sodio 0 mg
Hidratos de carbono 0 g
Fibra alimentaria 0 g
Azúcares 0 g
Proteínas 0 g
Vitamina C 0 mg
Calcio 0 mg
Hierro 0 mg
Vitamina D 0 IU
Vitamina B6 0 mg
Vitamina B12 0 µg
Magnesio 0 mg

Este perfil nutricional subraya el valor del aceite de sésamo, principalmente como fuente de grasas saludables y vitamina E, lo que lo hace ideal para incluir en una dieta equilibrada con el objetivo de mejorar la salud cardiovascular y la resistencia al estrés oxidativo.

Beneficios para la salud del aceite de sésamo

Aceite de sésamo tostado
Aceite de sésamo tostado

El aceite de sésamo ofrece una amplia gama de beneficios para la salud que van desde la protección antioxidante hasta el mejoramiento del bienestar cardiovascular y cutáneo. Este aceite, por su composición rica en nutrientes, desempeña un papel vital en diferentes aspectos de la salud humana.

Efectos antioxidantes y su impacto en la salud celular: El aceite de sésamo es una fuente excepcional de vitamina E, un potente antioxidante que ayuda a combatir los radicales libres en el cuerpo. Esto es crucial para mantener las células saludables y prevenir el daño oxidativo que puede conducir a enfermedades crónicas y envejecimiento prematuro.

Beneficios cardiovasculares y regulación del colesterol: Rico en ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados, el aceite de sésamo favorece un perfil lipídico saludable. Su consumo regular puede ayudar a reducir los niveles de colesterol LDL (el “malo”) y aumentar el colesterol HDL (el “bueno”), lo que contribuye a una mejor salud cardiovascular y a la prevención de afecciones como la arteriosclerosis.

Impacto en el sistema nervioso y funciones cognitivas: Los antioxidantes y ácidos grasos presentes en el aceite de sésamo también tienen efectos beneficiosos en el sistema nervioso. Estos nutrientes apoyan la función neuronal y pueden mejorar la cognición y la memoria, además de proporcionar protección contra trastornos neurodegenerativos.

Propiedades antiinflamatorias y su uso en tratamientos de condiciones como la artritis: Gracias a su alto contenido de ácido oleico y linoleico, el aceite de sésamo actúa como un potente antiinflamatorio natural. Es eficaz en la reducción de la inflamación en condiciones como la artritis reumatoide, mejorando la movilidad y reduciendo el dolor.

Contribuciones a la salud del cabello y la piel: El aceite de sésamo no solo protege la piel y el cabello desde adentro mediante la nutrición, sino que también puede ser aplicado externamente. Es conocido por sus propiedades hidratantes y su capacidad para suavizar la piel, así como por fortalecer el cabello y promover su crecimiento saludable. Además, su aplicación tópica puede proteger la piel de los rayos ultravioleta, haciendo del aceite de sésamo un componente útil en productos de protección solar.

Usos culinarios del aceite de sésamo

hummus
El uso de semillas o aceite de sésamo es uno de los tips para un buen hummus

El aceite de sésamo se distingue por su amplia aplicación en la cocina, desde sus raíces tradicionales en Asia hasta su presencia en la cocina internacional moderna.

En Asia, el aceite de sésamo es un ingrediente fundamental, especialmente en la cocina china, coreana y japonesa. Se utiliza tanto para cocinar como para condimentar, aportando un sabor y aroma característicos a platos como el dim sum, el bibimbap y el sushi. En estos platos, el aceite no solo enriquece el sabor, sino que también agrega un toque final aromático que define muchas recetas asiáticas clásicas.

A nivel global, el aceite de sésamo ha ganado popularidad por su versatilidad. Chefs de todo el mundo lo utilizan para añadir profundidad y un toque exótico a marinados, aderezos y platos salteados. Su capacidad para complementar sabores dulces y salados lo hace ideal para experimentar en variedad de recetas, desde ensaladas hasta carnes y pescados.

Al utilizar aceite de sésamo en la cocina, es importante considerar su punto de humo relativamente bajo en comparación con otros aceites como el de canola o el de girasol. Por lo tanto, es mejor añadirlo al final del proceso de cocción para evitar que se queme, lo que podría amargar el plato. Además, una pequeña cantidad puede ser suficiente para infundir sabor, dada su potencia. Para ensaladas y platos fríos, el aceite de sésamo tostado puede ser especialmente impactante, aportando un sabor profundo y enriquecido que mejora el perfil general de la comida sin dominar otros ingredientes.

  Cómo cocinar con Wok

Precauciones y contraindicaciones en el uso de aceite de sésamo

A pesar de los múltiples beneficios que ofrece el aceite de sésamo, existen ciertas precauciones y contraindicaciones que deben considerarse antes de su consumo o uso.

Condiciones bajo las cuales se debe evitar o moderar el consumo de aceite de sésamo: Primero, personas con antecedentes de hipersensibilidad o alergia al sésamo deberían evitar este aceite, ya que podría provocar reacciones alérgicas severas. Además, debido a su alto contenido de calorías y grasas, aunque mayoritariamente saludables, es recomendable moderar su uso en dietas de control de peso o en personas con obesidad.

El aceite de sésamo también posee efectos anticoagulantes naturales, por lo que personas que toman medicamentos anticoagulantes o que tienen trastornos de la coagulación deben consultar con un profesional de la salud antes de incorporarlo regularmente en su dieta, para evitar posibles complicaciones como hemorragias.

Potenciales reacciones alérgicas y cómo identificarlas: Las reacciones alérgicas al aceite de sésamo pueden variar desde leves a graves. Los síntomas más comunes incluyen erupciones cutáneas, picazón, inflamación de la piel, y en casos más severos, puede provocar anafilaxia, una reacción alérgica potencialmente mortal que requiere atención médica inmediata. Signos de anafilaxia incluyen dificultad para respirar, hinchazón de la garganta, mareos, y descenso rápido de la presión arterial.

Es fundamental que las personas con alergias alimentarias confirmadas realicen pruebas específicas con un alergólogo para determinar su sensibilidad al sésamo y discutir las precauciones adecuadas. Además, siempre se debe leer detenidamente las etiquetas de los productos alimenticios y cosméticos para verificar si contienen trazas de sésamo, especialmente en aquellos que se etiquetan como “aceites vegetales” sin especificar el tipo.

Comparación con otros aceites vegetales

El aceite de sésamo se destaca entre los aceites vegetales por sus propiedades nutricionales únicas, pero ¿cómo se compara con otros aceites populares como el de oliva, coco y argán?

Comparación con el aceite de oliva: El aceite de oliva es altamente reconocido por su contenido de ácidos grasos monoinsaturados, principalmente ácido oleico, que es beneficioso para la salud cardiovascular. A diferencia del aceite de sésamo, que tiene un equilibrio entre ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, el aceite de oliva es mejor para cocinar a temperaturas moderadas debido a su punto de humo más alto. Ambos aceites son ricos en antioxidantes, aunque el aceite de oliva es más famoso por su contenido de polifenoles, que contribuyen a sus efectos antiinflamatorios y protectores del corazón.

Comparación con el aceite de coco: El aceite de coco difiere significativamente en su composición, siendo rico en ácidos grasos saturados, lo que le confiere una estructura más sólida a temperatura ambiente. Aunque el aceite de coco ha sido elogiado por su capacidad para aumentar el metabolismo y soportar altas temperaturas de cocción, carece de los ácidos grasos poliinsaturados que ofrece el aceite de sésamo. Sin embargo, ambos aceites son útiles en el cuidado de la piel y el cabello, proporcionando hidratación y protección antioxidante.

Comparación con el aceite de argán: Similar al aceite de sésamo, el aceite de argán es valorado en aplicaciones cosméticas por sus efectos hidratantes y su riqueza en vitamina E. Nutricionalmente, el aceite de argán también contiene una buena cantidad de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados. Ambos aceites son excelentes para el cuidado de la piel y el cabello, pero el aceite de argán es particularmente reconocido por su capacidad para mejorar la elasticidad de la piel y fortalecer el cabello.

La elección entre estos aceites puede depender de las necesidades específicas de salud y culinarias, así como de las preferencias personales en cuanto a sabor y uso en diferentes tipos de platos. Mientras que el aceite de sésamo es ideal para agregar un sabor distintivo y proporcionar beneficios equilibrados, el aceite de oliva y el aceite de argán son preferibles para ciertas aplicaciones culinarias y cosméticas, respectivamente. El aceite de coco ofrece una alternativa robusta para cocinar a altas temperaturas y proporcionar una textura única en recetas veganas y postres.