Listado de frutas exóticas que puedes comprar en España

Listado de frutas exóticas que puedes comprar en España

Llega el calor y empieza a apetecernos más que nunca comer fruta fresquita mientras disfrutamos del buen tiempo. Sin embargo, parece que no salimos del tándem típico de melón y sandía. Pues adivina: existen muchísimas frutas exóticas que seguro que aún no conoces y son una alternativa perfecta a las frutas “de siempre”. Antes de que empieces a pensar que no podrás probarlas a no ser que estés en una playa del Caribe, déjame decirte que en España ya se cultivan muchas frutas exóticas y es posible encontrar muchas de ellas en el supermercado donde haces tu compra habitual. ¿Quieres saber más?

Comer frutas exóticas, de igual forma que comer fruta en general, es una forma saludable de aportar vitaminas y nutrientes necesarios para nuestro organismo. No obstante, el factor positivo que aportan las frutas exóticas es su sabor y apariencia, ya que nuestro ojo las percibe como algo novedoso y nos anima a consumirlas. Y aumentar nuestra ingesta diaria de frutas siempre va a aportarnos beneficios para la salud.

Además, actualmente, ya no es necesario viajar a Cancún para poder probar la mayoría de frutas exóticas, sino que es posible encontrarlas en las tiendas y supermercados de España. Málaga es la provincia en la que se cultivan todas estas frutas, debido a su clima subtropical en algunas regiones. Además, al ser una compra de proximidad, el estado de las frutas es de mejor calidad que las que son importadas desde otros países, ya que el proceso de transporte se reduce considerablemente.

Frutas exóticas que puedes comprar en nuestra tienda online

© Diseño web imacreste

Listado de frutas exóticas que puedes comprar en España

  • MANGO
    El mango es una fruta tropical de origen asiático (India, Birmania e Islas Andamán) de sabor dulce. Pese a ser una fruta exótica, lleva muchos años consumiéndose en España, así que es un nombre con el que la mayoría de personas ya están familiarizadas.

    Esta fruta no es sólo apreciada por ser deliciosa, sino por todo lo que puede aportar a nuestro cuerpo. Es rica en vitaminas A, B y C, en antioxidantes y en minerales como el potasio y el magnesio. Si aún no lo has probado dale una oportunidad, seguro que no te arrepentirás.

  • PITAHAYA
    También conocida como fruta del dragón, la pitahaya es una fruta originaria de México que se ha vuelto muy popular por su aspecto. Su cáscara posee una especie de capas que se asemejan a las escamas de la piel de un dragón, aunque la pulpa de su interior es blanca con semillas negras.

    La pitahaya puede encontrarse en dos variedades, roja y amarilla, siendo esta última de sabor más dulce. Además, es una fruta rica en vitamina C y en minerales como el fósforo, el calcio y el hierro.

  • PAPAYA
    La papaya es una fruta tropical originaria de República Dominicana. Su carne es de color naranja y es reconocible por sus semillas redondas de color negro situadas en su parte central.

    La propiedad más destacada de esta fruta es su fácil digestibilidad. Además, también es rica en vitamina C y en provitamina A, así como en ácido fólico y potasio.

  • KUMQUAT
    El kumquat, también conocido como naranjo pequeño, es una fruta exótica originaria de China. Podría decirse que pertenece a la categoría de los cítricos, con la particularidad de que se consume con la cáscara, que tiene un sabor más dulce que la pulpa.

    Como buen cítrico el kumquat es rico en vitamina C, ácido fólico, potasio, magnesio y calcio. Es considerado el cítrico más pequeño de todos, pero eso no significa que no pueda aportar grandes cantidades de minerales, vitaminas y nutrientes a tu organismo. Si es que ya lo dice el dicho… pequeño pero matón.

  • CHIRIMOYA
    La chirimoya es una fruta tropical procedente de Ecuador, concretamente de la cordillera de los Andes Peruanos. Pese a que no es la fruta de apariencia más llamativa, lo cierto es que su pulpa es refrescante, dulce y jugosa.

    Las principales propiedades de esta fruta es que es rica en vitamina B y C, así como en calcio, hierro y potasio. Tiene un gran valor energético, concretamente, una pieza de chirimoya de tamaño pequeño tiene un total de 172 calorías, así que es una opción saludable pero de la que tampoco debemos abusar.

  • MARACUYA
    También conocida como fruta de la pasión, es una fruta originaria de Centro América. Su sabor es dulce, con un punto ácido. Existen dos variedades de fruta de la pasión: una con la cáscara de color morado y la otra con la cáscara de color amarillo. Sin embargo, la pulpa de su interior es igual en ambas.

    Esta fruta contiene sobre todo vitaminas A y vitaminas del grupo B y C. También es rica en minerales como el calcio, el hierro, el fósforo, el zinc…Y lo mejor de todo es que apenas contiene calorías, su aporte calórico es parecido al de una manzana.

  • PHYSALIS 
    Quizá te suena de haberla visto como parte de la decoración de un pastel. La uchuva o physalis es un fruto originario de Sudamérica muy utilizado en la elaboración de postres. Consiste en una pequeña fruta redonda de color amarillo, envuelta alrededor de unas pequeñas hojas verdes.

    La principal propiedad de la uchuva es su gran aporte de vitamina C y betacarotenos, muy beneficiosos para preservar el buen aspecto de la piel y también la salud de nuestros ojos.

  • LONGAN
    También conocido como Ojo de Dragón, el longan es una fruta formada por una piel marrón que envuelve una pulpa de color blanco transparente. Su sabor es dulce, aunque posee algunos toques ácidos que lo hacen más interesante. En el interior de la pulpa se esconde una semilla cuyo tamaño cambia en función de la variedad de longan.

    Gracias a su gran aporte de vitamina C, esta fruta posee una gran función antioxidante, lo cual ayuda a reforzar el sistema inmunitario. Aunque normalmente es consumido por sí solo como otra fruta cualquiera, su sabor le aporta una gran versatilidad en la cocina y también se suele utilizar para realizar salsas o acompañar carnes y pescados.

  • PERA CHINA 
    La pera china o nashi es una fruta con origen en China cuya apariencia recuerda a las manzanas que comemos en Occidente. No obstante, su sabor, al ser dulce, es más similar al de una pera, por ese motivo se la conoce como pera china. Existen dos variedades de esta pera: Shinseing y Hosui, que se diferencian, básicamente, por el color de su piel.

    Esta fruta, al igual que nuestras peras, se utilizan mucho en la cocina para elaborar horneados, ya que su consistencia aguanta las altas temperaturas y no se desmorona. Además, nutricionalmente puede aportarnos minerales como calcio y magnesio.