Hot Pot: qué es, receta y orígenes

hot pot ingredientes

En el amplio universo de la gastronomía mundial, existen platos que trascienden las fronteras de sus países de origen para convertirse en verdaderas experiencias culinarias globales. Uno de estos tesoros gastronómicos es el Hot Pot, una tradición milenaria que ha calentado el corazón y el paladar de incontables comensales a lo largo de los años. Este plato, que combina la riqueza de sabores con el calor de la compañía, se ha posicionado como una auténtica celebración de la diversidad y la creatividad culinaria.

El Hot Pot es una ventana a la rica cultura culinaria china, un plato que invita a la experimentación y la creatividad, permitiendo a cada quien ser parte activa de la preparación de su comida. Es una experiencia que va más allá del paladar, tocando el corazón y fortaleciendo lazos, haciendo de cada comida un evento único e irrepetible.

banner tienda en post

La popularidad del Hot Pot no es casualidad. Este plato representa la perfecta armonía entre sabor, tradición y la alegría de compartir. A través de este artículo, te invitamos a sumergirte en el apasionante mundo del Hot Pot, descubriendo sus secretos, sus variaciones y, por supuesto, la mejor manera de disfrutarlo. Prepárate para abrir tu mente y tu paladar a una de las experiencias culinarias más enriquecedoras y deliciosas que el mundo tiene para ofrecer.

Qué es el Hot Pot

El Hot Pot, o huoguo, es una experiencia culinaria que trasciende la mera idea de alimentarse para convertirse en un verdadero ritual de sabor, color y amistad. Originario de China, este plato es mucho más que una simple sopa; es una celebración de la diversidad gastronómica y la convivencia. En su esencia, el Hot Pot invita a los comensales a cocinar juntos en una olla compartida, que se sitúa en el centro de la mesa, llena de un caldo aromático y rico en matices.

La base de este plato es su caldo, que puede variar desde sabores suaves y claros hasta intensos y picantes, adaptándose al gusto de cada quien. La magia del Hot Pot reside en la variedad de ingredientes que cada comensal puede sumergir en este caldo: desde finas láminas de carne hasta mariscos, verduras frescas y todo tipo de setas y fideos. Cada ingrediente se cocina en el momento, absorbiendo los ricos sabores del caldo, lo que resulta en bocados llenos de sabor y textura.

Lo que realmente hace especial al Hot Pot es su carácter social. No es solo una comida, sino una experiencia compartida. Amigos y familiares se reúnen alrededor de la olla, cocinando, charlando y disfrutando juntos, creando recuerdos inolvidables. Esta tradición milenaria no solo ha sobrevivido sino que ha prosperado, adaptándose a nuevas culturas y gustos, lo que demuestra su universalidad y capacidad para unir a las personas.

Origen e historia del Hot Pot

El Hot Pot, tiene sus raíces profundamente ancladas en la rica historia y tradición de China. Su origen se remonta a la dinastía Tang, un período que marcó no solo un apogeo cultural sino también el nacimiento de este plato, que con el tiempo se convertiría en un símbolo de la gastronomía china. Durante esta era, el Hot Pot comenzó como una simple pero ingeniosa manera de cocinar alimentos, aprovechando la mínima cantidad de combustible para calentar el caldo donde se cocinarían carnes y vegetales.

  Cilantro: propiedades, orígen y usos en la cocina

La evolución del Hot Pot es un testimonio de la adaptabilidad y riqueza de la cocina china. Desde sus humildes comienzos en la dinastía Tang, este plato ha viajado y se ha transformado, encontrando nuevos hogares y expresiones en diversas regiones de Asia. Cada cultura ha aportado sus propios ingredientes y técnicas, enriqueciendo la tradición del Hot Pot y convirtiéndolo en una verdadera fiesta de sabores y texturas. Esta expansión ha llevado el Hot Pot desde las vastas llanuras de China hasta las mesas de Corea, Japón, Vietnam y más allá, adaptándose a los gustos locales pero manteniendo su esencia de comida compartida y festiva.

A pesar de su indiscutible origen chino, existe una creencia popular que sitúa el nacimiento del Hot Pot en Mongolia. Esta teoría sugiere que los guerreros mongoles utilizaban sus cascos como ollas para cocinar carne en caldo, dando origen al plato. Sin embargo, esta pintoresca historia se aleja de la realidad histórica. Los registros y evidencias culinarias apuntan firmemente a China como la cuna del Hot Pot, desmintiendo la leyenda mongola pero sin restarle encanto a la rica historia de este plato.

Receta casera de Hot Pot

Ingredientes para 6 raciones

Caldo:

  • 8 muslos de pollo
  • 1 manojo de cebolla verde
  • jengibre 5cm
  • 1 cabeza de ajo, cortado por la mitad
  • agua para cubrir

Base de sopa picante:

  • 2 cuchara granos de pimienta roja de Sichuan
  • 2 cuchara granos de pimienta verde de Sichuan
  • anís de 3 estrellas
  • 2 palitos de canela, carbonizados y triturados
  • 308 grs sebo
  • 120 ml aceite vegetal
  • 55 grs vainas de chile seco, sin semillas
  • 8 dientes de ajo, finamente picados
  • 5 cebollas verdes, finamente picadas
  • Jengibre de 5 cm, finamente picado
  • 105 grs doubanjiang
  • 3 cuchara pasta de frijol negro fermentado
  • 5 hojas de laurel
  • 25 grs champiñones shiitake secos en polvo
  • 1 cuchara de azúcar
  • 2,50 cucharilla glutamato monosódico
  • 3 cuchara vino Shaoxing
  • 1,40 l caldo de pollo

Base sopa normal:

  • 2 cuartos de caldo de pollo
  • 5 hongos shiitake secos, rehidratados
  • 1 pizca pimienta blanca molida
  • 34 azufaifo chino
  • Jengibre en rodajas (5 cm)
  • cebollas verdes
  • sal al gusto

Fijaciones

  • Aceite de sésamo y ajo: 3 cucharadas de aceite de sésamo, 3 dientes de ajo rallado, sal ahumada en escamas al gusto
  • Vinagre de soja: 3 cucharadas de salsa de soja, 3 cucharadas de vinagre negro chino
  • 1 caja de carne wagyu en rodajas finas
  • 1 caja de carne de res shabu shabu regular en rodajas finas
  • 227 grs de champiñones trompeta, en rodajas
  • 227 grs de champiñones honshimeji, sin la base
  • Carne de res en rodajas finas
  • Fideos Frescos
  • 4 bok choy bebé, en cuartos
  • 1 cabeza de col Napa, mitad y cortada en tiras grandes
  • 1 bolsa de tortas de arroz chinas
  • 1 bolsa fresca de albóndigas

Caldo:

1. Colocar todos los ingredientes en una olla, cubrir con agua, hervir ligeramente a fuego medio y reducir a fuego lento durante 1:30 a 2 horas.
2. Pasar por un colador de malla fina y reservar

  Conoce todo acerca de los noodles

Base de sopa picante:
3. Agregar granos de pimienta rojos y verdes de Sichuan a una licuadora, anís estrellado, palitos de canela y mezclar lo más fino posible.
4. En una olla mediana, agregar aceite vegetal de grasa de res (sebo) y calentarlo a fuego medio. Una vez que la grasa se derrita, agregar las vainas de chile y freírlas ligeramente hasta que estén crujientes y ligeramente oscuras.
5. Colar el aceite en un recipiente resistente al calor y volver a colocar el aceite colado en la olla. Dejar que los chiles se enfríen y triturarlos a alta velocidad hasta que queden muy finos.
6. Al aceite tibio, agregar: cebollas verdes y jengibre. Poner a fuego medio y dejar un minuto reposar o hasta que esté fragante, luego agregar: doubanjiang, pasta de frijoles negros, hojas de laurel, polvo de shiitake y su mezcla de especias de Sichuan.
7. Una vez que comience a burbujear, agregar los chiles fritos licuados y dejar que se cocine, revolviendo ocasionalmente durante siete a diez minutos o hasta que se vuelva rojo oscuro.
8. Retirar las hojas de laurel, agregar azúcar y glutamato monosódico, revolver y agregar vino Shaoxing; cocinar por un minuto más y luego agregar todo a una licuadora y mezclar hasta que quede lo más suave posible a alta velocidad.
9. Verter la mezcla en un molde para hornear, extender uniformemente y, opcionalmente, cubrir con un par de chiles rojos enteros. Cubrir con una envoltura de plástico, colocar en el refrigerador y dejar enfriar hasta que esté completamente sólido. Dividir en 4 a 6 piezas, dependiendo de qué tan picante quiera que sea la base de sopa.

Base de sopa normal:
10. Ensamblaje: llenar ambos lados de la olla caliente con su caldo y configurarlo a medio-alto. Lado no picante: agregar hongos shiitake, una pizca de pimienta blanca molida, azufaifo chino, jengibre y cebollas verdes.

11. Lado picante: Agregar un bloque de su base de sopa picante y dejar que se disuelva. Sazonar ambos lados con sal al gusto.

El Hot Pot como experiencia social

El Hot Pot trasciende la mera acción de alimentarse para convertirse en una rica experiencia social y cultural. Esta tradición, arraigada en la historia de Asia, especialmente en China, va más allá de cocinar y comer juntos; es un acto que fomenta la unidad, el diálogo y el intercambio cultural. La preparación del Hot Pot se convierte en un evento social, donde amigos y familiares se reúnen alrededor de una olla burbujeante, compartiendo no solo alimentos sino también historias, risas y momentos de calidad.

Esta práctica culinaria se distingue por su carácter inclusivo y participativo. Cada comensal, armado con sus palillos, elige sus ingredientes favoritos de una variada selección para cocinarlos en un caldo común. Esta forma de comer no solo estimula la conversación sino que también permite una experiencia culinaria personalizada dentro de un marco colectivo. La naturaleza interactiva del Hot Pot fortalece los lazos sociales, convirtiendo cada comida en una celebración de la comunidad y la amistad.

Comparando el Hot Pot con otras tradiciones culinarias de compartir alimentos, como la fondue suiza o el asado argentino, encontramos similitudes en cómo estos platos también actúan como catalizadores sociales. Sin embargo, el Hot Pot se distingue por su diversidad de ingredientes y la profundidad de su caldo, que se enriquece con cada ingrediente sumergido. A diferencia de la fondue, donde el queso o el chocolate son los protagonistas, o el asado, que gira en torno a la carne, el Hot Pot ofrece una paleta de sabores más amplia y una experiencia más comunitaria y dinámica.

  Pan chino (mantou) auténtico: origen y dónde comprarlo

La universalidad del Hot Pot, capaz de adaptarse a distintos paladares y culturas, lo ha convertido en un fenómeno global. A pesar de sus raíces asiáticas, esta forma de comer ha encontrado eco en diversas partes del mundo, demostrando que la experiencia de compartir alimentos en torno a una mesa es una expresión universal de hospitalidad y amistad.

Beneficios y consideraciones nutricionales

El Hot Pot no solo es un festín para los sentidos, sino que también ofrece beneficios nutricionales significativos, convirtiéndolo en una opción atractiva para aquellos que buscan disfrutar de la comida sin descuidar su salud. Este plato, con su amplia variedad de ingredientes, permite una experiencia culinaria rica y equilibrada, siempre que se hagan elecciones conscientes.

Uno de los principales beneficios para la salud del Hot Pot es su capacidad para adaptarse a dietas variadas y necesidades nutricionales. El caldo, base del Hot Pot, puede ser preparado con una amplia gama de ingredientes naturales y nutritivos, como huesos de pollo o carne para un caldo rico en colágeno, o algas y setas para una versión vegetariana cargada de minerales. Esta flexibilidad hace del Hot Pot una opción excelente para obtener nutrientes esenciales de forma deliciosa.

Además, la inclusión de vegetales frescos y proteínas magras como pescado, mariscos o cortes de carne bajos en grasa, convierte cada comida en una oportunidad para consumir una amplia gama de vitaminas, minerales y ácidos grasos omega-3, esenciales para el correcto funcionamiento del organismo. La cocción rápida en el caldo caliente ayuda a preservar estas propiedades nutricionales, asegurando que los alimentos mantengan su valor y beneficios para la salud.

Para disfrutar de un Hot Pot equilibrado y saludable, es recomendable seguir algunos consejos prácticos:
– Optar por caldos caseros o de bajo contenido en sodio para controlar la ingesta de sal.
– Incluir una variedad de vegetales en cada comida, aprovechando los diferentes colores y tipos para maximizar la ingesta de nutrientes.
– Elegir proteínas magras y cortarlas en porciones moderadas para facilitar una cocción rápida y saludable.
– Moderar el uso de salsas y condimentos altos en calorías o sodio, prefiriendo opciones naturales como salsa de soja baja en sodio, vinagre de arroz o pasta de miso.
– Acompañar el Hot Pot con arroz integral o fideos de trigo integral para añadir fibra a la dieta.

Siguiendo estos consejos, el Hot Pot puede ser una experiencia culinaria no solo deliciosa y social, sino también beneficiosa para la salud. La clave está en la moderación y la elección consciente de ingredientes, lo que permite disfrutar de este plato tradicional sin comprometer el bienestar nutricional.

4.9/5 - (12 votes)