Pak choi: orígenes, receta y dónde comprar esta col china

pak choi receta

El pak choi, también conocido como bok choy o col china, se ha consolidado como un ingrediente imprescindible en la gastronomía mundial. Originario de Asia, este vegetal pertenece a la familia de las Brassicaceae, la misma del brócoli y la coliflor, pero se distingue por sus hojas verdes vibrantes y tallos jugosos y crujientes. Su adaptabilidad a diversos climas ha permitido que su cultivo trascienda las fronteras asiáticas, encontrando un lugar en los campos de Europa y América.

La versatilidad del pak choi en la cocina es notable. Puede consumirse crudo, en ensaladas frescas, o cocinado, siendo protagonista de salteados, sopas, y guisos. Su sabor suave pero distintivo complementa una amplia gama de ingredientes, desde carnes hasta mariscos y tofu, lo que lo convierte en un favorito tanto en platos tradicionales asiáticos como en creaciones culinarias contemporáneas.

banner tienda en post

Además de su aporte gastronómico, el pak choi es celebrado por sus beneficios nutricionales. Rico en vitaminas A, C y K, así como en minerales como el calcio y el hierro, este vegetal es un aliado para la salud, contribuyendo a una dieta equilibrada y fortaleciendo el sistema inmunológico.

Su presencia en la alta cocina y en la mesa diaria de millones de personas alrededor del mundo evidencia la relevancia del pak choi en la cocina global. Chefs de renombre lo incorporan en sus menús, explorando nuevas formas de presentarlo y destacando su capacidad para armonizar con una diversidad de sabores y texturas. Este interés creciente por el pak choi no solo enriquece la diversidad culinaria sino que también impulsa su producción sostenible y su disponibilidad en mercados internacionales, asegurando que este humilde vegetal continúe siendo un componente esencial en la cocina moderna.

Origen y distribución geográfica del pak choi

El pak choi, cuyo nombre científico es Brassica rapa subsp. chinensis, es una hortaliza de hoja verde que se origina en China. Su cultivo data de hace miles de años, siendo una pieza central en la gastronomía asiática, especialmente en la cocina china. Este vegetal es parte esencial de la dieta en esta región, valorado tanto por su versatilidad culinaria como por sus propiedades nutricionales.

La distribución geográfica del pak choi se ha expandido significativamente con el paso del tiempo. Originalmente cultivado en Asia, su adaptación a diferentes climas ha permitido que su cultivo se extienda a otras partes del mundo. Hoy en día, el pak choi se cultiva en Europa, América del Norte y Australia, encontrando un lugar en los mercados agrícolas globales gracias a su creciente popularidad en la cocina internacional.

  Pan chino (mantou) auténtico: origen y dónde comprarlo

La capacidad del pak choi para adaptarse a varios climas ha sido fundamental para su expansión global. Aunque es una planta que prefiere el clima fresco, ha mostrado una notable resiliencia en ambientes más cálidos, lo que ha facilitado su cultivo en una amplia gama de condiciones ambientales. Esta adaptabilidad ha contribuido a su disponibilidad durante todo el año en muchos países, aumentando su presencia en la dieta global.

Receta de pak choi con champiñones y cacahuetes

Ingredientes para una ración

  • Aceite de oliva suave
  • ½ cebolla
  • 1 manojo de pak choi
  • 400 grs de champiñones
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 2 cucharadas de salsa de ostras
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de salsa teriyaki
  • 1 taza de leche de coco
  • Unos cuantos cacahuetes machacados
  • Sésamo negro

Pasos a seguir para la elavoración de la receta de pack choi

  • 1. Poner a calentar en un wok tres cucharadas de aceite de oliva y pochar la cebolla partida en brunoise. A continuación, incorporar el pak choi lavado y cortado el tallo, rehogar, echar los champiñones limpios y troceados, añadir el azúcar y dar un par de vueltas.
  • 2. Echar la salsa de ostras. Rallar el ajo, ir cocinando y añadir la salsa teriyaki y la leche de coco. Dejar reducir unos minutos y listo.
  • 3. Servir con unos cacahuetes machacados y sésamo negro.

Dónde comprar la col pak choi

En nuestra tienda online, sección verduras frescas, podrás encontrar esta col china para elaborar tus deliciosas recetas. Además, también podrás comprar casi todos los ingredientes de origen oriental para elaborar la receta: salsa de ostras, salsa teriyaki, incluso la salsa teriyaki y el sésamo negro.

Descripción botánica del pak choi

La descripción botánica del pak choi revela detalles fascinantes sobre esta planta, desde su clasificación científica hasta sus características físicas distintivas. Pertenece al reino Plantae, indicando su naturaleza vegetal. Dentro de la clasificación científica, se ubica en la familia Brassicaceae, conocida comúnmente como la familia de las crucíferas, que incluye vegetales como el repollo y el brócoli.

El nombre científico del pak choi es Brassica rapa subsp. chinensis, lo que refleja su subespecie dentro del género Brassica y su origen geográfico en China. Esta clasificación no solo ayuda a los botánicos y agricultores a identificar la planta con precisión, sino que también subraya su relación con otras crucíferas comestibles.

En cuanto a sus características físicas, el pak choi se distingue por su estructura de hojas verdes, brillantes y crujientes, con tallos blancos y carnosos. Esta verdura no forma cabezas como su pariente cercano, el repollo, sino que crece en rosetas. Las hojas del pak choi son suaves y tienen una forma que recuerda a una cuchara, lo que las hace ideales para absorber sabores en una variedad de platos.

  Hot Pot: qué es, receta y orígenes

Los tallos del pak choi, por otro lado, son firmes y jugosos, proporcionando un contraste textural con las hojas cuando se cocinan. Esta característica hace que el pak choi sea excepcionalmente versátil en la cocina, capaz de ser cocinado de múltiples maneras sin perder su textura distintiva.

La planta del pak choi puede alcanzar una altura de 20 a 30 cm, dependiendo de la variedad y las condiciones de cultivo. Su rápido crecimiento, generalmente de 30 a 45 días desde la siembra hasta la cosecha, lo convierte en un cultivo popular entre los agricultores y jardineros domésticos.

El sistema radicular del pak choi es relativamente poco profundo, lo que requiere suelos bien drenados y ricos en materia orgánica para un desarrollo óptimo. Esta característica subraya la importancia de una gestión cuidadosa del agua y el suelo en su cultivo.

Variedades de Pak Choi

Se presenta en diversas variedades, cada una con sus características únicas y aplicaciones culinarias específicas. Entre estas, el Baby Pak Choi destaca por su tamaño pequeño y sabor delicado, convirtiéndose en una opción popular para chefs y aficionados a la cocina de todo el mundo.

La variedad tradicional de pak choi se caracteriza por sus grandes hojas verdes y tallos blancos, gruesos y crujientes. Esta versión es ideal para ser cocida al vapor, salteada, o incluso utilizada en sopas, aportando una textura jugosa y un sabor ligeramente amargo que complementa una amplia gama de platos.

Por otro lado, el Baby Pak Choi es una versión miniatura de la planta, con tallos más suaves y hojas más tiernas. Su tamaño reducido no solo lo hace perfecto para presentaciones más elegantes en el plato, sino que también permite una cocción más rápida, ideal para salteados rápidos o como guarnición ligera y saludable. El Baby Pak Choi suele ser más dulce que su contraparte más grande, lo que lo hace especialmente apreciado en platos donde se busca un balance delicado de sabores.

Otra variedad notable es el Pak Choi Shanghai, que se distingue por sus tallos verdes en lugar de blancos. Esta variante ofrece un sabor más suave comparado con el pak choi tradicional y se adapta bien a métodos de cocción rápida, manteniendo su textura crujiente y color vibrante tras la cocción.

El Pak Choi Morado, con sus llamativos tallos y hojas de tonos violáceos, no solo añade un toque de color a los platos, sino que también aporta antioxidantes adicionales. Su sabor es similar al de las otras variedades, pero su presencia en el plato lo convierte en una elección popular para chefs que buscan crear una experiencia visualmente atractiva sin comprometer el gusto.

  Moutai, el licor chino deluxe

Cada variedad de pak choi tiene sus usos culinarios recomendados, basados en su textura y sabor. Mientras que el pak choi tradicional es ideal para platos cocidos a fuego lento, el Baby Pak Choi y el Pak Choi Shanghai son perfectos para métodos de cocción rápida que resalten su frescura. El Pak Choi Morado, por su parte, es excelente para añadir un toque de color y nutrición a ensaladas y platos salteados.

Valor Nutricional y beneficios para la salud del pak choi

Este vegetal es una fuente excelente de vitaminas, minerales y antioxidantes, lo que lo convierte en un complemento ideal para una dieta equilibrada y saludable.

En términos de composición nutricional, el pak choi destaca por su alto contenido de vitamina A, vitamina C y vitamina K, esenciales para la salud ocular, el sistema inmunológico y la coagulación de la sangre, respectivamente. Además, es una buena fuente de minerales como el calcio, potasio y magnesio, fundamentales para la salud ósea, la regulación de la presión arterial y el funcionamiento muscular.

El pak choi es particularmente notable por su bajo contenido calórico y alta densidad de nutrientes, lo que lo hace ideal para aquellos que buscan mantener o reducir su peso sin sacrificar la ingesta de vitaminas y minerales esenciales. Su riqueza en fibras también contribuye a la salud digestiva, ayudando a prevenir el estreñimiento y promover un sistema digestivo saludable.

Entre los beneficios para la salud asociados al consumo de pak choi, se incluye la prevención de enfermedades crónicas gracias a su contenido de antioxidantes, que combaten los radicales libres y reducen el riesgo de enfermedades como el cáncer y la diabetes. La presencia de folato en el pak choi es crucial para las mujeres embarazadas, ya que contribuye al desarrollo fetal saludable.

Sin embargo, es importante considerar algunas advertencias sobre el consumo excesivo de pak choi. Aunque es un vegetal altamente beneficioso, su alto contenido de vitamina K puede interferir con medicamentos anticoagulantes, como la warfarina. Por lo tanto, las personas que toman estos medicamentos deben consumir pak choi con moderación para evitar posibles interacciones.

Además, el consumo excesivo de pak choi crudo puede provocar problemas de tiroides debido a los goitrógenos, sustancias que interfieren con la absorción de yodo por la glándula tiroides. Por ello, se recomienda cocinar el pak choi para reducir estos compuestos, especialmente para aquellos con condiciones de tiroides preexistentes.

Valora esta receta