Se encuentra entre los ingredientes más versátiles de la cocina japonesa. Se confunde con las cebollas verdes o cebolletas, pero en realidad el negi es un tipo de puerro. En Japón se usa en la elaboración de muchos de platos, como en la sopa miso o en el takoyaki. Es alargada y de poco grosor. Sus hojas y tallos son huecos y delgados y su sabor es más dulce y delicado que el de la cebolla. Por eso, el gusto de los platos se vuelve más refinado ante la presencia de sus hojas de verde intenso y buen aroma.

Una vez limpia y lavada, es recomendable aprovechar sólo su parte blanca y tres o cuatro centímetros de su parte verde; el resto debe ser desechado.

Su conservación no va más allá de guardarla en la nevera o congelarla para que dure más tiempo.

Productos relacionados