Comida típica de Corea del Sur

Comida típica de Corea del Sur

¡Subiendo escalones! La comida de Corea del Sur, una de las más populares a nivel mundial, coge más protagonismo gracias a las películas Parasite y Squid Game, popularizando los platos con calamares, ya sean rebozados, con tinta, con arroz, estofados… además de otros alimentos como la famosa galleta de azúcar Dalgona, el té dulce de ciruela o el ram-don, los fideos con carne parecidos al ramen.

Pero, más allá de la gran pantalla, la comida y la medicina coreanas siempre han ido juntas de la mano. Su principio básico es usar la medicina como última opción, solo si los alimentos fallan. Por eso, la comida juega un papel muy crucial en su cultura. Suelen fermentar muchos alimentos, que pueden durar meses o años, un proceso característico en su tradición gastronómica.

A continuación os pondremos los platos más típicos de la cocina surcoreana:

1- Kimchi

El Kimchi es uno de los platos más antiguos y esenciales de la cocina surcoreana. Es más, la cena se considera incompleta sin este plato en la mesa. La historia y tradición que lo preceden le dan un gran valor cultural. Es un alimento compuesto por verduras fermentadas con un toque amargo y picante en cada bocado. El ingrediente principal es la col, seguida de otras verduras, hojuelas de chile rojo y en ocasiones, acompañada de arroz. El plato presenta un gran valor nutricional y propiedades anticancerígenas, su popularidad se extiende hasta los extranjeros por su sabor inigualable.

2- Samgyeopsal

Para los amantes del cerdo… ¡Este es vuestro plato! El Samgyeopsal es uno de los alimentos favoritos de Corea del Sur. Consiste en asar rebanadas de panceta de cerdo a la parrilla. La carne se baña en sal y pimienta, mezclada con aceite, semillas de sésamo y para finalizar, se envuelve en lechuga junto con rodajas de ajo, pasta de chile, cebollas tradicionales y verdes y kimchi como guarnición. En conjunto se consigue una receta con mucho sabor gracias a los ingredientes que las acompañan.

3- Bulgogi

¡La comida más deliciosa número 23 del mundo! Según una encuesta realizada por la CNN Travel a sus lectores, durante el 2011 se clasificó el bulgogi como uno de los platos de carne coreana más deliciosos. Se compone de carne de res marinada a la parrilla, aunque también se puede preparar con pollo, cortándolo a finas tiras. Normalmente, se envuelve la carne de ternera en lechuga y se acompaña con ssamjang, una pasta espesa y de color rojo.

4- Sundubu-jjigae

¡Picante y exquisito! Sundubu-jjigae es un guiso típico coreano, presentado en un tazón de piedra para su mejor degustación. El plato está elaborado con: tofu, verduras, champiñones, carne de res o cerdo, marisco y pasta de chile. Dependiendo de la zona y el restaurante, algunos ingredientes varían en su preparación, pero, a pesar de estas pequeñas modificaciones, la mayoría de platos colocan un huevo crudo encima del guiso, que se mezcla con la sopa antes de su consumo. Es un alimento muy sabroso y consistente, ideal para las comidas navideñas en esta época del año.

5- Arroz Mixto Hotpot

¿Ensalada mixta de arroz? Bibimbap Dolsot es un plato sabroso y consistente, típico de la cocina coreana, está compuesto por una base de arroz y diferentes ingredientes salteados: verdura, huevo, hojuelas de algas tostadas y semillas de sésamo decorativas. Se agrega más pasta de chile gochujang al gusto, dependiendo de lo salado que se desee el arroz. La ensalada se sirve en una olla caliente, lo ideal es mezclar todos los ingredientes al momento y disfrutar de cada bocado con una textura crujiente.

6- Hobakjuk

La agricultura coreana y su gastronomía han llevado a la mesa uno de los platos más deleitosos y ligeros de comer… estamos hablando de hobakjuk! Una papilla coreana hecha de calabaza al vapor y arroz glutinoso, pasado previamente por agua. Que su apariencia no te engañe, se trata de una comida ideal para desayunar, incluso para seguir con una dieta más light, su sabor dulce y delicioso se deshace en cada bocado. Se puede servir tanto en frío como en caliente, dependiendo de la estación del año.

7- Japchae

¿Alguna vez has visto unos fideos translúcidos? Japchae es un plato muy popular de Corea del sur. Se cocinan salteados con batata, verduras, carne de res, un toque de salsa de soja, azúcar, zanahoria, cebollas, champiñones, carne y pepinos. Estos ingredientes varían según el chef. Los fideos están fritos en aceite de sésamo y con semillas tostadas por encima, creando un aroma dulce y sabroso, con una textura ligera y suave. El japchae se sirve normalmente como guarnición para el almuerzo o la cena.

8- Guiso de kimchi

¡La tradición se sirve de forma saludable! El guiso Kimchi es, sin lugar a dudas, uno de los platos más tradicionales e imprescindibles de la cocina coreana. Su sabor picante y amargo deja con ganas de más. Se elabora con diferentes tipos de Kimchi, verduras fermentadas, pero la más común es la col, también se hierve con trozos de cerdo y otros condimentos. Es un alimento con gran valor nutricional, alto en fibra y bajo en calorías. El guiso obtiene una mezcla de sabores intensos y deliciosos. Para los coreanos es un plato con un gran valor cultural, por eso, se puede encontrar en cualquier restaurante a un precio razonable.

9- Pulpo salteado picante

El pulpo… ¡Es un gran beneficioso para la salud! Durante varios siglos el pulpo ha sido uno de los platos más demandados por los coreanos. Es un alimento bajo en calorías y se cree que genera más energía y resistencia para pasar todo el día. Nakji Bokkeum, se sirve picante en platillos, por eso, se suele acompañar de sopas para calmar el sabor. El pulpo se prepara picado con cebollas, col y zanahorias, se mezcla con una marinada de pasta de pimiento rojo, salsa de soja, ajo, sal y azúcar y por último, se sofríe todo junto.

10- Hoeddeok

¡Panqueques listos para llevar! Hoeddeok son unas tortitas típicas de la comida callejera surcoreana. Es un alimento muy popular, sobre todo en la temporada de invierno. Este postre, crujiente por fuera y tierno por dentro, es más dulce que la versión occidental, se presenta como una masa circular rellena de canela, miel, azúcar moreno y pequeños trozos de maní, cocinados en una plancha.