¿Qué es el ginseng? Propiedades y beneficios

¿Qué es el ginseng? Propiedades y beneficios

En los últimos años, la tendencia a comprar productos naturales que poseen propiedades beneficiosas para la salud ha aumentado considerablemente. La medicina natural se ha ido haciendo un hueco en los hogares de muchas familias con el fin, no de sustituir a la medicina tradicional, sino más bien de complementarla. El ginseng, por ejemplo, es una raíz de origen asiático que se ha utilizado durante cientos de miles de años en la medicina tradicional china por sus múltiples propiedades medicinales. Hoy te invitamos a descubrirla.

Qué es el ginseng?

El ginseng es una planta perenne de lento crecimiento que pertenece al género Panax, de la familia Araliaceae. En algunas regiones de Asia y de China, también se la conoce como “Ginnsuu”. Dependiendo de su tiempo de cultivo se puede clasificar en tres tipos: blanca, fresca o roja. La variedad fresca se cosecha antes de los 4 años, la blanca se cosecha entre los 4 y 6 años, y el ginseng rojo se cosecha pasados los 6.

El término ginseng se deriva del chino “rénshēn”. Rén hace referencia a “persona”, mientras que shēn significa “raíz de la planta”. El motivo que les llevó a escoger este nombre es que esta planta parece asemejarse a la silueta de una persona, ya que en su parte inferior la raíz se bifurca simulando dos piernas. Su uso en la medicina natural se relaciona con los efectos que causa en el organismo: se cree que aumenta la energía, estimula el sistema inmunitario y ayuda a controlar algunos estados de salud.

El ginseng es una alternativa estimulante rica en vitamina B, hierro, zinc y muchos otros minerales. Además, contiene unos compuestos naturales conocidos como ginsenósidos que le confieren propiedades revitalizantes, que son la causa de muchos de sus beneficios.

Beneficios del ginseng

Su efecto antioxidante puede reducir la inflamación. Algunos estudios demuestran que los ginsenósidos pueden disminuir la inflamación y aumentar la capacidad antioxidante de las células.

Mayor energía. También puede estimular la actividad física y mental en personas que sienten cansancio. En un estudio a 21 hombres y 69 mujeres con fatiga crónica, el ginseng mostró buenos resultados.

Aumenta la función cognitiva. Podría ayudar a mejorar funciones cerebrales como la memoria, el comportamiento o el estado de ánimo. Es más, sus componentes tienen el potencial de tratar algunos déficits cognitivos, como el estrés oxidativo. Así pues, si te encuentras en una larga tarde de trabajo y necesitas aumentar la concentración, una bebida con ginseng puede ser tu mejor aliada.

Ayuda a la disfunción eréctil. El ginseng también puede ser una solución útil para el tratamiento de la disfunción eréctil en los hombres. Los compuestos que contiene protegen contra el estrés oxidativo en los vasos sanguíneos y los tejidos del pene y ayudan a devolverle sus funciones.

Posee acción inmunoestimulante. Especialmente el ginseng rojo, aumenta y refuerza las defensas del cuerpo ante cualquier enfermedad o infección. Además, también ayuda a restaurar el sistema fagocítico mononuclear, que tiene un papel fundamental para un buen sistema inmunológico.

Previene y alivia los efectos del cáncer. Se han publicado estudios que asocian positivamente el uso del ginseng en mujeres que han superado el cáncer de mama. Algunas investigaciones demuestran que las pacientes que utilizaron ginseng antes del tratamiento del cáncer, tenían una tasa de supervivencia más alta y que después del tratamiento aumentaba su calidad de vida. De la misma forma, se publicaron también otros estudios que demostraron que la fatiga asociada a los tratamientos del cáncer disminuyeron gracias al uso del ginseng.

Cuándo tomarlo

El ginseng se encuentra normalmente en bebidas o cápsulas, pero como cualquier otro suplemento o medicamento elaborado a base de plantas, puede tener efectos secundarios. Algunos de los más comunes son dolores de cabeza, problemas digestivos o insomnio.

Es aconsejable tomar el ginseng por las mañanas, ya que al incrementar la energía puede dificultarnos el sueño por la noche. De la misma forma, hay que vigilar con la dosis, ya que tomarlo en dosis muy altas puede causar nervios o una excitación excesiva.

Tal y como hemos explicado, ginseng puede afectar a la presión arterial, por lo que si sufres problemas de hipertensión no está recomendado que lo tomes, a no ser que sea bajo la supervisión de un médico.

Por otro lado, los niños y las mujeres embarazadas también deberían evitarlo, así como los diabéticos, ya que el ginseng puede reducir los niveles de glucosa en sangre y esto puede interactuar con los medicamentos para la diabetes. Por tanto, como en el primer caso, lo mejor sería tomarlo bajo la supervisión de un profesional médico.