Judía mungo = Soja verde

Se la conoce como Soja Verde, aunque no tiene que ver nada con la soja, o bien como Judía Mungo. ¿Habías oído hablar de ella? Se trata de una legumbre que seguramente la veréis con más frecuencia en muchas de las dietas y menús occidentales. Un alimento saludable que destaca por ser a día de hoy uno de los más ricos en proteínas. ¿Quieres saber más acerca de él? 

La Soja Verde o Judía Mungo se cultivó por primera vez en India hace ya algo más de 5.000 años. Se trata de un alimento que crece en regiones cálidas y uno de los platos más famosos dónde esta judía es la auténtica protagonista es el Dahl (soja verde mezclada con gachas de arroz – kanji-). En la tienda online de Oriental Market podrás encontrar este ingrediente. Un producto saludable que destaca por sus múltiples beneficios nutricionales: además de ser un alimento rico en proteínas, tal como hemos comentado, es una fuente excelente de hidratos de carbono, fibra y minerales. Destaca su riqueza en magnesio (ideal para los huesos, músculos y el sistema nervioso), hierro (clave en el sistema inmunitario) y el fósforo (para nutrir los huesos e intervenir en la producción de energía). Además incorpora vitaminas del grupo B como la B1, la B3 y la B6.

Una de las últimas recetas que en Oriental Market hemos preparado con este ingrediente es la Crema de Mungo y Hortalizas que pudimos preparar en el primer taller de cocina oriental que el pasado mes de febrero llevamos a cabo con bloggers destacadas en gastronomía. Un plato fácil de preparar que encantó especialmente a los mas pequeños, por lo tanto, podemos concluir que la judía mungo es una de las hortalizas que seguramente no se resistirá a los más pequeños de la casa. En nuestra tienda, además de la soja verde tradicional también puedes encontrar la soja verde sin piel.

Para su cocción, tener en cuenta: la Soja Verde o Judía Mungo es un excelente ingrediente para las cocciones lentas y prolongadas como pueden ser los guisos y estofados, debidamente especiados y acompañados de una buena proporción de hortalizas o cereales. Antes de cocinarlas, no olvides dejarlas en remojo durante unas pocas horas (sin excederse en el tiempo ya que se ablandan rápidamente). Enjuaga, escurre ¡y a cocinar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *