Receta 8: Shiratama con anko y kinako

Receta by comerjapones.com

Shiratama significa, literalmente, “bolitas blancas” y se hacen con harina de arroz glutinoso llamada shiratamako. Su textura y sabor está a medio camino entre los gnocchi y los (mochi 餅) o pastelitos de arroz glutinoso.

Tal como habréis visto en la ceremonia del Mochitsuki Taikai, la forma tradicional de hacer mochi es hervir arroz glutinoso y después machacarlo con un mortero. Pero, si queremos evitarnos el trabajo que supone machacar la masa pegajosa, podemos recurrir a otro método mucho más fácil que es utilizar directamente harina de arroz glutinoso.

Lo primero que tendremos que hacer es agenciarnos un paquete de harina shiratamako y mezclarla con agua. Para hacer unos 30 shiratama utilizaremos 100 g de shiratamako y los mezclaremos con 90 ml de agua caliente para hacer la masa. Es importante no verter todo el agua de golpe, sino hacerlo de forma progresiva mientras mezclamos, para conseguir la textura perfecta. ¿Y cuál es la textura perfecta que buscamos, or preguntaréis? En japonés existe una expresión muy peculiar para indicar ese tipo de textura: (mimitabu 耳朶), que viene a ser la textura de un “lóbulo de oreja”, una masa con esa sensación blandita, suave y maleable que no es ni demasiado seca ni demasiado acuosa. Para remover y amasar la masa utilizaremos una espátula de silicona que antiandherente.

A continuación, pondremos a hervir un cazo con abundante agua y haremos bolitas con la masa del tamaño de un huevo de codorniz (o de una bola de ping pong, según lo glotones que seáis). Echaremos las bolitas de shiratama al agua hirviendo y esperaremos a que se cuezan. ¿Y cómo sabremos si ya están hechas, os preguntaréis? Muy fácil. Cuando las bolitas suban flotando a la superficie, significa que ya están en su punto y las podemos retirar.

Podemos rebozarlas con harina de soja tostada, en japonés (kinako 黄な粉), cuya traducción es tan gráfica como la de las “bolitas blancas”, ya que literalmente significa “harina amarilla”. Tiene un peculiar sabor que recuerda ligeramente al del maíz tostado y se utiliza muchísimo en la repostería japonesa. Otra forma clásica de presentar este postre es sobre una pasta dulce de judías azuki, llamada (anko あんこ). Esta pasta podemos comprarla ya preparada o hacerla en casa hirviendo este tipo de judía roja con mucho azúcar durante horas hasta que se convierte en una pasta dulzona. La combinación de pasta de anko con shiratama es tan popular que este postre tiene nombre propio: (Zensai 善哉), que también significa “¡Bien hecho!” y que puede hacerse con azuki enteros, con pasta de an, con shiratama o con bloques de mochi tostado. ¿Alguno de animará a probarlo en casa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *